lunes, 10 de octubre de 2016

Estimulación sensorial

LA BOTELLA DE LA CALMA


Gracias al recurso que os presento hoy, mis alumnos disfrutan como nunca de los momentos de calma y descanso. En internet hay muchísimos ejemplos y en una entrada anterior os comenté como habíamos fabricado nuestra botella de estimulación con trocitos de cola de ratón. 

En esta ocasión, os vengo a comentar el paso a paso que hemos seguido para realizar la botella de la calma de la calma azul. 

 


Para ello necesitamos una botella (recordar mejor prevenir que lamentar, así que os recomiendo que sea de plástico) y cuanto más transparente mejor ya que así se apreciará más el contenido. También será necesario pegamento líquido (yo utilicé un pegamento con purpurina que viene en formato boli que se suele utilizar para hacer dibujos en relieve), purpurina, agua caliente y papel pinocho o crespón. Cuanto más pegamento líquido utilices la purpurina caerá de forma más lenta, así que a gusto de cada uno. 

Primero calenté un poco de agua en una pota y la dejé reposar. A continuación vertí el agua en la botella añadiendo el pegamento líquido (aproximadamente dos cucharadas soperas) y tapando la botella batimos para que el pegamento se mezcle bien. Es importante no llenar del todo la botella para que se pueda batir bien. 

A continuación le añadimos purpurina y en este caso estrellitas de colores y otra vez a batir para ver si nos gusta el efecto así podemos comprobar si es necesario o no añadir más purpurina.

Una vez que tenemos la botella lista hay que asegurarse de que el niño no pueda abrirla y derramar el contenido. Para ello en mi caso utilicé celo, aunque luego añadí un poco de cinta aislante para asegurarnos el sellado de la botella.

Si os animáis a realizar vuestras propias botellas de la calma dejarme en comentarios vuestra experiencia.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario